26 agosto 2011

Camino del Norte: día 7, Villaviciosa - Avilés




Asturias es muy larga, y bueno que es, que la sidra está tirada de precio (2-3 € la botella), y cuando se hace deporte es bueno comer (en este caso beber) fruta. Hoy han caído unos entrecotes y solomillos con salsa de queso cabrales, que deben de ser de algún animal raza Astur, porque vaya animalada. Tres botellas de sidra han sido necesarias para digerir tal carnaza.

Pero para comer, antes hay que gastar (menos a primera hora de la mañana, que nos ha dado por hacer doble desayuno en una hora), así que pikatxu de 500 metros de altura que te crio.... ¡y con unas rampas majas! Pero lo mejor es cuando lo subes dos veces, porque a alguno le ha salido de los cojones poner unas flechas amarillas (anda, ¡del mismo color que las del Camino de Santiago!!) indicando un maldito "Camino de Covadonga" que te lleva abajo no, caso nos lleva a Irún el desgraciado!! Pero vamos a ver, que hay más colores asturianos, ¡aunque sean los de los semáforos que supongo que los conoceréis!! ¡Pero si es que hasta nos han adelantado los que salieron de nuestro albergue caminando! ¡Uff!!

Bueno, no todo ha sido malo. Las vistas desde lo alto eran magníficas, y posteriormente tratamos con unas peregrinas alemanas (¡las que nos cogieron a pata!) que tenían mucho interés en aprender sobre la cultura española, concretamente, querían conocer todo el catálogo de insultos, a poder ser los más gordos. Menos mal que en eso este país también es campeón del mundo.

Tarde tranquila, terreno llano y ritmo de unos 26 km/h para llegar a Avilés pronto, y dar una vuelta por el bonito casco antiguo que además, hemos pillado en fiestas medievales. Han salido 75 km y 1.500 metros, vueltas de tonto incluido. No se nos daría mal lo de ser taxistas... ¡ja! Mañana nos gustaría hacer etapón y pisar tierras gallegas, Ribadeo, pero va a estar complicado. Sobre todo si pintó las flechas el mismo gili...


Published with Blogger-droid v1.7.4