27 agosto 2011

Camino del Norte: día 9: Ribadeo - Mondoñedo




Dicen que Dios descansó al séptimo día. ¿Y el apóstol cuando lo hacía? Como no lo sabemos, escogemos, y ha tocado el noveno, que además cae en sábado que mola más. Rodar hemos rodado, apenas 45 km y 700 metros de ascenso, haciendo un desvío de la ruta más habitual, para hacer la ruta de las playas, y visitar la preciosa (y muy recomendada) playa de las catedrales. De ahí hasta Foz, y luego a bajar hasta Mondoñedo, pequeño pueblo de montaña (mejor dicho estamos en un valle rodeados de montañas, pero el clima es frío) muy tranquilito, y con una catedral muy llamativa.

Pero antes de toda la "etapa relax" tocaba el desayuno del hotel, que no se parece a esos que tomas en el bar de la esquino... buffet libre, desayuno continental, como queráis llamarlo, pero ahí había de todo (¡incluyendo bizcochos caseros!) y hasta que tu estómago aguante! Normal que no hubieran ganas de pedalear... Y para rematar a comer cocido gallego, que por cierto, ojo al mesón "El Paraíso":

- dos platos de cocido gallego
- uno de pollo empanado, el otro filete ternera
- postre casero
- cafés
- bebida extra y 4 copas de crema de orujo

Total: 24 eurines!!! ¡Teníamos que haber pedido tres más para llevar!!

En Mondoñedo tarde turística y de paz, menuda tranquilidad tiene esto. Aunque aún así hay personajes curiosos de esos que se empeñan en cruzarse en nuestro camino, una señora y un hombrecillo se han empeñado varias veces en vendernos balones de básquet a 4 € y teléfonos a 12 €… ¡yo hubiese preferido una crema de orujo (o derivados) a buen precio!! Y el policía local, pobrete, muy majo, pero él sólo se encarga de todo en éste pueblo: recibe y da entrada a los peregrinos en el albergue, patrulla por las calles una y otra vez, sella los credenciales, es el único trabajador en su oficina... ¡a éste no pueden darle vacaciones!!

¡Hora de descansar!


Published with Blogger-droid v1.7.4