27 noviembre 2011

El pantano de Vallvidriera

Esta semana teníamos ganas de hacer kilometrada por lo que hemos ido a explorar la zona sur-oeste de Collserola, la que nos queda más alejada, pero que esconde rutas estupendas y lugares preciosos. Con la inestimable ayuda como guía de un amiguete biker, nos hemos dirigido hasta el Pantano de Vallvidriera, un rinconcito con mucho encanto, tanto para los bikers como para hacer algo de senderismo por la zona.





Pese a que para la vuelta (y para la ida también) fuimos por la poblada y algo aburrida Carretera de les Aigües, aprovechamos la ocasión de estar por la zona para hacer gran parte del recorrido de La Muralla China, también conocida como Dragon Khan. Se trata de un sendero muy estrechito que va rodeando de tal manera la ladera montañosa de una zona con bastante pendiente, con lo que en todo momento te sientes un poco en el borde del abismo, sobretodo sobre una bicicleta. Además, está plagado de "subes y bajas" cortos y rápidos, con obstáculos de todo tipo, con lo que es una rutra tremendamente divertida. Un día de estos, cogeremos las gopros e iremos a montar algo chulo por allí.









Al final nos quedó una ruta maja, casi 60 km y algo más de 1.100 metros acumulados de ascenso: