27 enero 2012

Reparar un cuadro de titanio

Tenemos un buen amigo que lleva disfrutando desde hace tiempo de los cuadros de titanio, que además de caros y exclusivos, añaden algunas bondades sobre el aluminio, como su mayor flexibilidad frente a otros materiales. No obstante, nadie se libra de sufrir desperfectos en el mismo, sobre todo en la zona de la tija que sufre mucho. Reparar una grieta o rotura es un trabajo de artesanos, y por ello merece la pena dar a conocer la crónica del caso que tenemos entre manos:


Bueno, pues una vez terminada la odisea, la cuento para que otros tomen nota. Hace unas semanas, entré en negociaciones con un forero reconocido de foroMTB para la adquisición de un cuadro de titanio Litespeed Sewanee. Me advirtió de que tenía una fisura cerca del tubo de tija, pero estaba reparada por Alkon, y según sus palabras "le recomendaron hacerla fea, pero que durase toda la vida". Y fea era, vive Dios...



Le comenté por privado mis reservas acerca de semejante engendro al vendedor, pero seguí adelante ante sus (parecía que correctas) explicaciones. Me comentó que la fisura había sido originada por la destrucción del casquillo original, que había ocasionado que la tija cogiera juego y se moviese, dañando el titanio. No obstante, mi fe en la raza humana me hizo aceptar que "eso" estaba bien soldado, y aunque feo, aguantaría. Hasta le hice una funda de neopreno que le calcé nada más recibir el cuadro, para que no se viera. El cuadro lo recibí sin problemas, y solo entonces observé cosas que no se habían mencionado y que en las fotos no se apreciaban al tener el cierre puesto al hacerlas: El trozo de tubo superior estaba ovalizado e inclinado hacia delante. Ningún casquillo del planeta hubiera asentado ya bien ahí. Pero no solo eso... el interior estaba... ¿oxidado? El titanio no puede oxidarse... ¿no? El caso es que sacabas el dedo marrón si lo pasabas por allí. Pero lo malo no era que te lo ensuciases. Lo malo era que notabas la tremenda irregularidad del interior. Había rebabas por todas partes. La soldadura se había "colado" dentro.

La "solución" de Alkon, aparte de soldar, consistió en un nuevo casquillo. Que, además, tuvo que mecanizar y rebajar para que fuera posible que entrara "esquivando" las rebabas...



Pero para añadir más factores al problema, optó por una medida interna de 28.6, en la que iba a ser imposible encontrar una tija, pese a que el vendedor aseguraba que existían de varias marcas, como Thompson. No pongo en duda su palabra, pero lo único que encontré fue... de la marca Decathlon. Consecuencia: mi tija no servía, ni podía comprar otra, así que tuve que pedir un casquillo que "encajase" en el de 28.6 para reducirlo a 27.2. Incluso pregunté en el foro por ese detalle.


Como puede comprobarse allí, el cuadro (aún sin montar) se llevó a la tienda, Bicicletas Valbar en Cádiz, para que le montaran los frenos (nunca había montado unos frenos de disco y como se los compré a ellos, el montaje estaba incluido). Pedí el casquillo a Chain (era una medida extraña hasta para un casquillo), y esperé la llegada del mismo para llevarles la tija (no tenía sentido llevársela sin poder ponerla). Una vez recibido, y montada la bici, me acerqué ilusionado a recoger el cuadro montado. Una vez en la tienda, les comenté que traía la tija y el casquillo, me preguntaron el sentido del mismo, les expliqué la aventura, y apartamos el neopreno para ver la soldadura. Y en ese momento... chasco. Tu sabes que esa soldadura está fisurada, ¿no? ¡¡¿Comorrrrrr??!! Efectivamente, antes de meter siquiera la tija (los de la tienda pueden confirmarlo), la soldadura se había fisurado.

A partir de aquí, la odisea. Hablé con un soldador profesional de CASA (Construcciones aeronáuticas), con Amaro, con gente de otros foros... Todos coincidían en lo mismo: el titanio es flexible, y una soldadura así solo rompe si está mal hecha y/o contaminada. Probablemente "y". En Valbar me comentan que hay un tipo que trabaja de miedo y me queda cerca, empiezo a investigar... y aparece Beltrán, de Bolher Machines.

Contacté con él, y me acerqué a su taller con el cuadro. Diagnóstico: el de siempre. La soldadura está contaminada y se casca con soplarle. ¿Posibilidad de reparación? Rehaciendo el daño, escasa. Habría que hacer demasiado aporte de material, y el segmento superior está casi destruido y deformado a causa de la reparación original. Única salida: reconstruir el tubo, algo que ya otros me habían aconsejado aquí. Así que... no había otra. Reenviarlo a Alkon quedaba descartado, visto lo visto y otras "reparaciones" suyas a cuadros de titanio de las que se puede hablar también largo y tendido (una de ellas va a viajar a Cádiz en breve para ser rehecha... por tercera vez, esta vez bien).

Encomendándome a todos los santos, le dejé a Beltrán el cuadro, pidiéndole dos cosas: que la reparación durase, y que a ser posible, no añadiese demasiado peso. Dentro de lo razonable. Pocos (muy pocos) días después, recibo una llamada diciéndome que el cuadro ya está listo. El resultado, estéticamente podrá gustar más o menos, pero hay un hecho que es indudable: cumple con lo que le pedí. Tiene mimbres para poderlo considerar "indestructible" (no cantaré victoria tan pronto, pero desde luego está bien hecho), y solo añadió unos pocos gramos de peso al cuadro. El proceso... impresionante. Un trabajo de los que ya se hacen pocos. Pura artesanía. Reconstrucción integral del tubo superior, mecanizándolo a partir de un bloque de titanio, para crear un nuevo segmento... con casquillo integrado de 27,2. Y rebajado donde podía aligerarse  sin perder solidez. Pongo fotos del proceso, merece la pena verse:



Y por último.... al cuadro y a soldar. Un trabajo de primera. El precio, ha sido elevado, pero barato si piensas las horas y el conocimiento que se han echado ahí.



Ahora, ya solo queda probar la bici... y disfrutar. Y resolver el detalle de como arreglamos esto como caballeros con el vendedor. Ya tiene un mail en su bandeja desde ayer, del que espero contestación.