25 enero 2012

Trialeras en la Serralada del Litoral

Hemos salido en búsqueda de las trialeras que un compañero betetero había publicado un track que se presumía una salida completita y exigente, que ha terminado siendo una pedazo de salida de unos 80 km y algo menos de 2.000 metros acumulados de ascenso. Una barbaridad ya que hacía tiempo que no hacíamos salidas tan largas y con tanta pendiente, y el cuerpo lo nota.



Hemos llegado hasta Cabrera de Mar por la costa, varios km para calentar correctamente desde Barcelona. Y desde aquí, comienza lo bueno, subida en vertical durante unos 45 minutos hasta alcanzar la primera cima de 465 metros. Bajamos y llegados a Òrrius, tras haber recorrido una trialera (la primera) llena de peraltes y pequeños saltitos, era hora de tomarse el primer descanso y refrescarse, esto sólo comenzaba. Ahora tocaba ir dirección Premià-Teià y recorrer muchos kilómetros de sube y baja, con alguna que otra pequeña trialera, que terminaba en un buen repecho para recuperar los metros perdidos.



Por suerte, pocas averías, alguna cadena rota, un desviador rebelde, pero cero pinchazos. Habíamos recorrido gran parte del track, con apenas una trialera interesante... ¿dónde están esas supuestas trialeras? Pues casi todas en el tramo final cerca de Teià-Alella. Y la variedad no escaseó.



Piedras sueltas, grandes desniveles, escalones, surcos enormes, pedruscos por doquier, peraltes, revirajes cerrados, zonas de vegetación muy cerrada... llegaban los momentos en los que uno echaba de menos la bici de doble suspensión... ¡Menos mal que Edu estaba allí para recolocar las piedras de la trialera, y enseñarnos la senda del descenso!



Ya nos habíamos calentado, estábamos en nuestro terreno endurero, trialeras por todas partes, pero, pese a estar cerca de Alella, tocaba subir de nuevo, pico de 500 metros para alcanzar el inicio de las últimas trialeras. Y valió la pena, vaya pedruscos en menudo desnivel escondía el desenlace de la ruta.



Muchas horas de pedaleo, unas 6 o 7 trialeras para divertirse y acabar baldado, pero un entreno estupendo, además de haber podido descubrir nuevas zonas inexploradas por nuestra parte. Repetiremos.

Track parte 1/2
Track parte 2/2