13 abril 2012

Explorando más allá del Puig de la Creu

Hace unos días realizamos una ruta circular, con inicio en la parte norte de Barcelona como hacemos habitualmente, atravesando gran parte del Parc Fluvial del Ripoll, pasando por Santa Coloma de Gramanet, Montcada, Badia, Sabadell y hasta Castellar del Vallès. Todo llano sin apenas dificultad, bastantes kilómetros para hacer un buen calentamiento. Una vez en Castellar, sin llegar a entrar al pueblo, bordeándolo por la derecha, nos las vemos negras para subir el Puig de la Creu (667 m), que no es excesivamente alto, pero todo el tramo de subida transcurre por pistas con arenilla y piedra suelta, de bastante desnivel (son muy pocos kilómetros de subida), con lo que la dureza es alta.


Una vez arriba, donde hay una especie de ermita y unas excelentes vistas que en éste día estaban desaparecidas a causa de la niebla, decidimos bajar por la primera trialera del día, una trialera muy dinámica, muy divertida, con partes técnicas en el tramo final, y curvas muy muy cerradas. Al límite de una bicicleta rígida. La trialera se encuentra en la cima, enfrente de la ermita. Tras terminar esta trialera, comenzábamos la parte de exploración, ya que siempre solíamos bajar por una pista para volver al mismo trayecto de ida. Esta vez nos dirigimos montaña arriba por un sendero muy estrecho dirección Sentmenat, que pocos metros en adelante nos vimos obligados a subirlo a pie. Estábamos ante el descubrimiento de una pedazo de trialera enorme, que haría las delicias de nuestras dobles y protecciones, tremenda, con algunos puntos casi imposibles. Queda anotada en el track con un waypoint para acercarnos otro día en el sentido opuesto, con el equipo adecuado por supuesto.


De nuevo arriba, ruteo por varias pistas pasando por varios rincones con encanto, perdidos entre las montañas. Incluso tuvimos el disfrute de localizar una especie de casa con una torre, alzada en un gran pedrusco en medio de un barranco, espectacular. Cerca de aquí, comienza otra trialera que está indicada como una ruta (amarillo-blanco, no nos quedamos con la numeración o si era un GR) que lleva a Sentmenat, otro gran descubrimiento. Esta es más sencilla que las anteriores, pero tremendamente divertida, ideal para cualquier tipo de bici.


Una vez llegados a Sentmenat, hora de ir en busca del Parc Fluvial del Ripoll y volver para casa. Qué fácil es orientarse y encontrar alguna manera de volver con un GPS dedicado. Muy buen rendimiento el que nos está dando el Sportiva+, ya le hemos sacado bajo lluvia y con barro, y lo aguanta todo. Algunos puntos negros, que esperamos que mejoren en futuras actualizaciones del software, ya comentaremos en el futuro con más detalle. Algo más de 70 km y apenas 1.100-1.200 metros de ascenso. Tenéis marcados los puntos de interés en el mismo track.



Track