06 junio 2012

Tracks del Diable, te guste o no, es NON-STOP

Es triste comenzar así, pero tenemos que decirlo: salimos un tanto defraudados de la Tracks del Diable. Y mira que nos duele porque estamos seguros que es la ruta más bonita que hemos hecho en Catalunña, pero la organización no estuvo ni de lejos a la altura de una prueba de este tipo. Bueno, es que realmente no estuvo a la altura que suelen estar ni en las marchas populares de pocos kms.



Todo empezó el día antes de la prueba, recogida de dorsales, unos cuantos stands con sus productos, patrocinadores, el maillot de regalo... todo apuntaba maneras y era lo esperado. Primer problema, el cachondeo del briefing. Todo lo que se dijo en el briefing, se podía haber comunicado días antes con un simple e-mail o incluso colgando la info en la web. Pero este no fue el problema, el mayor cabreo viene de que estaba planeado realizar el briefing a las 20:15h, y finalmente se hizo a las 21:30h. Esto, cuando aún tienes que ir a cenar, a dormir para descansar, y levantarte a las 4:00h ya que la prueba comenzaba a las 6:00h, es un estropicio total de la organización. ¿No dicen ahora que es una prueba exigente? ¿Que hay que ser auto suficiente? Pues que empiecen ellos por ser más exigentes consigo mismos, cumpliendo sus horarios y promesas, ¡qué menos!

Nos levantamos muy pronto (4:15h), desayunamos algo pese a que a estas horas es arduo complicado, y nos vamos para la linea de salida en Torelló. Salimos y comenzamos a rodar, fascinados con los senderos por los que pasamos, la ruta en cuanto a paisajes fue de diez. Había una variedad absoluta de terrenos, desde típico sendero de tierra, pistas anchas, subidas extremadamente técnicas de piedra suelta y rocas, alguna que otra trialera entretenida... y todo esto sin aglomeraciones, ya que 250 corredores es una cifra muy baja, una gozada.  Llegamos al primer avituallamiento, creo que era sobre el km 28, solamente líquidos, que se reducían a agua (ni fría) y una especie de bebida isotónica de naranja. Bueno, sin duda aquí hubiese venido de perlas algo sólido por que desayunar a las 4:00h, poquito. Segundo avituallamiento, ya casi en el km 40. Un par de rodajas de naranja y agua. ¿Perdonen? ¿Dónde se supone que están los frutos secos, fruta variada, gominolas, bebidas energéticas...? La escusa que nos dieron es que se había acabado todo porque éramos mucha gente. Señores "organizadores", éramos ni más ni menos los que se habían inscrito semanas antes a la prueba, pagando 35-65 € para participar en ella. No había sorpresas, los números estaban cerrados, y en cada puesto de control se anotaban los bikers que pasaban con lo que era automático saber los que faltaban por pasar para guardarles algo de comida. Digan directamente que compraron para la mitad de corredores. Hemos hecho multitud de marchas y carreras, la más reciente la de los Monegros (6000 bikers) y la comida y bebida era abundante, de calidad y sobraba. Como ha de ser. No es de recibo dejar tirados de esta manera a los corredores (al menos a los que íbamos por la cola y nos quedamos sin nada), como ustedes dicen es una prueba exigente y requiere alimento para poder completarla. Si hemos de ser auto suficientes (suerte de las tres/cuatro barritas que llevábamos cada uno por si acaso) díganmelo antes de la carrera y me prepararé a conciencia. Ahora entiendo lo de NON-STOP, no es sólo por el ritmo que te imponen, ¡quizás era un aviso de que no necesitaríamos parar en los avituallamientos!



Bien, el reto se endureció exponencialmente, completar 98 km y 3.300 metros de ascenso (categoría SILVER, la PRO eran 198 km y 5.400 metros) sin comida. Agua y tres barritas. Pensamos en parar a comer en algún restaurante, pero aquí venía la segunda gran cagada de la organización: había un avituallamiento con corte horario de paso para todos los bikers. Sí, he dicho bien, todos, tanto los que hacían la larga como la corta. Estaba en el km 87 (aunque en el briefing dijeron en el 78), a sólo 11 km del final. Y se cerraba a las 13:30h. Tanto para los PRO como para los SILVER. Estaba claro que los de la categoría PRO lo pasarían, aún les quedaban más de 100 km y la mitad de metros, con lo que además luego tenían dos o tres cortes más. Pero los de la SILVER, porque se obliga a que tengamos que ir a ritmo de los PRO? Cae por su propio peso que no iremos a ese ritmo, seremos gente menos preparada y que tardará más en pasar por ese punto, nuestro objetivo era el 50% del reto de los PRO. Pero es que además, poner un corte a 11 km del final, no tiene sentido alguno. Nos imponen un horario para hacer 88 km y luego para los 11 km restantes tenemos todo el día (o al menos hasta el último corte de los PRO, que creo que rondaba las 21-22h en meta). Un sin sentido absoluto. De esta manera ni te puedes plantear parar a comer por la cagada de la organización, ni disfrutas un mínimo de la ruta, te imponen correr y correr para llegar a un ritmo que seguramente no es el tuyo. Tuvimos un par de pinchazos y una rotura de cadena, unido a que sin comida estábamos sin muchas fuerzas pasado el ecuador de la prueba, llegamos al avituallamiento del km 78 pensando que era el del corte horario a las 13:25h, ¡bien! ¿Bien? Rápidamente se nos quitó la sonrisa de la cara cuando nos informaron que el corte era en el siguiente, 9 km arriba, y que ya no llegábamos.



Y bien, ¿algo más fue mal? Detalles de menor importancia. Se dijo que habría algunas indicaciones en la ruta, y no era así, apenas había dos o tres flechas amarillas y eran de la Cabrerès de la semana anterior. Pero bueno, ya avisaron de que era obligatorio el uso de GPS y esto le daba un toque aventurero a la prueba que la hizo muy divertida. Pero también provocaba pérdida de tiempo, para mirar bien el GPS, a veces te equivocabas de sendero... más de uno se perdió pero bien. Otro detalle a mejorar es la precisión del track que proporcionan, había zonas en las que hacía unos rectos imaginarios que te hacían dudar del camino correcto. Organizadores, usen más puntos de grabación, ¡utilicen un GPS en condiciones! Voy a cerrar aquí ya la parte de críticas, pese a que leyendo en foros y facebook a otros bikers veo que los hostales que proporcionaron fueron muy justitos (menos mal que fuimos por libre aquí), que las mangueras en la meta para limpiar las bicis eran inexistentes o no estaban preparadas, que en la meta no hubo comida hasta la noche para los que llegaban de la PRO... Se lucieron. Una pena por que el entorno en el que están, es único y para organizadores privilegiados. Al menos el maillot está genial, Inverse y con un diseño chulo, como se merece una prueba de este calibre.

Me gustaría decir que el año que viene repetiremos, y que completaremos el trazado entero en su tiempo. Pero han de cambiar y mejorar muchas cosas, con lo que habrá que esperar alguna edición más y que la gente confirme esas mejoras. Entonces será el momento de volver a pelear por ser un Diable. Mientras tanto, la repetiremos por nuestra cuenta, sin límites horarios fuera de lugar, e invirtiendo la inscripción en esa buena comida que tanto nos hizo falta.

Track: finalmente nos desviamos del recorrido en el km 80, volviendo a Torelló por carretera. Salieron 91 km y 2.500 metros acumulados.