23 julio 2012

Sudety MTB Challenge: día 1


Ya estamos en la camita para descansar tras la primera etapa. Perdón, etapón. En todos sus sentidos, pero ante todo por su dureza. La etapa comenzaba muy bien, zonas rurales preciosas, prados y casitas de película, ahora nos hacen pedalear por medio de un río (apenaa cubria un palmo y era rollo canal, con suelo plano), ahora te meto una trialerilla por aquí que más te vale andar con ojo... Variedad absoluta, y el biker que venga aquí tiene que saber aubir muy bien pero bajar también. Ahora viene la parte de sufrir, donde nosotros pinchamos.

Desde el km 10 hasta el 34 todo era un completo barrizal. Pero barrizal de esos en los que el barro llega hasta el freno de disco. Ha tocado andar a pata muchos tramos, meter la pata hasta la rodilla en el fango porque no había otra forma de seguir, cagarse en las lluvias de estos dias... Hemos tardado unas 5h en hacer los primeros 44km, así que haceros una idea de la dureza del terreno.

A partir de ahí terreno mucho más ciclable, menoa raices, nada de barro... Pero yo ya tenía seberas rampas en isquio y gemelo de la pierna derecha. Hasta me tuvo que ayudar una belga a salir de un pantano porque por mi mismo (con la ayuda de una inoportuna rampa en isquio) era imposible. Imaginaros a un tipo en un pantanal con barro hasta la rodilla, y la otra pierna afuera encima de un saliente intentando estirarla... De risa. El resto del grupo siguió la ruta porque queríamos entrar en el corte de tiempo (8h, a las 18h cerraban meta) y apenas nos quedaban 3h. Difícil. Pero no imposible. Todo fue cuestión de sacar es casta y rabia que llevas dentro y darlo todo. Saltarse el último avituallamiento, reparar un par de roturas de cadena en 5 min (la bici era una bola de barro donde nada engranaba) y tomarse cada biker en nuestro horizonte como un objetivo.
Yo afortunadamente resucité de mia problemas, mucha agua, glucosa, bajar un poco el sillín para ir más cómodo y no forzar en las subidas. Eso sí, era ver una zona llana y plato grande y que las ruedas de 29" hicieran su trabajo. Al final nos sobraron 25 minutos, y aunque nuestras 7h y 35min están muy lejos de las 3h y 54min de un danés que obviamente se dedica a esto (lleva hasta mecánico propio, le falta el motorhome!!) nosotros estamos muy contentos del logro.

Posiblemente la ruta más dura que hemoa hecho, seguro que una de las más bellas. Nos hemos cruzado con varioa búnkers polacos en la montaña, y ahora descansamos en una aldea Checa que está justo en la frontera. Mañana nos espera más, se rumorea que peor y con su dosis de barro.