28 agosto 2012

Enduro nocturno, Acueducto nocturno

Hace mucha calor para plantearse subir con todas las protecciones y trastos a pleno sol, con lo que la hora idónea para salir a pedalear es más bien tarde. Ayer hicimos salida nocturna, a partir de las 20h refresca lo suficiente para no morir abrasado, con lo que cogimos los bártulos y directos al Acueducto que nos fuimos. Apetecía enduro, hacerse la mejor trialera de Collserola, y con las estupendas luces que tenemos por cuatro duros gracias a los chinos, no hay escusa que valga.



Lo cierto es que el Acueducto a oscuras acojona, al menos antes de hacerlo. Pero una vez estás en ello, todo es más fácil, o lo parece. Seguramente el no ver con mucha luz por dónde estás bajando te condiciona menos. O quizás es que ayer íbamos hasta arriba de confianza y moral, pero lo bajamos como si nada y se disfrutó una barbaridad. Vuelta a casa con la calma, y disfrutando de la brisa nocturna y las estrellas. Pedalear por la montaña de noche, es una gozada. Probadlo.