23 octubre 2012

Descubriendo la serralada de la Marina con Rafa

Las dos últimas salidas que hemos hecho han ido hacia estas montañas, tan cercanas pero tan desconocidas por nuestra parte. Conocemos la mayoría de pistas, y las trialeras más conocidas como la del Dragon Khan o la que baja de la torre de vigía y atraviesa el bike park de Badalona. Pero nuestro guía de estos días, Rafa, nos ha mostrado esos senderos que no conocemos.


En la primera salida recorrimos el Besòs bordeando la montaña, para subir por un sendero muy técnico desde Sant Fost y posteriormente tirar por pistas hacia San Mateo. Una vez arriba las posibilidades de trialeras disponibles fueron muchas, pero nos quedamos con la que baja a Alella, un sendero rapidísimo y con un terreno facilón y que proporciona mucha seguridad para soltarse. De esta forma terminamos la ruta volviendo por la costa, qué buen contraste pasar de la montaña al mar en escasos minutos. Las playas llenas de surfistas intentando cazar las olas, turbio día para los bañistas habituales, pero perfecto para disfrutar de la belleza del mar salvaje.



Antes de terminar, almuerzo de rigor, de nuevo Rafa se sacó de su chistera de sabiduría una gran recomendación, almuerzo low cost de primera, pedazo de plato por dos euros.... Una foto lo dice todo.



La segunda ruta guiada por la Marina nos hizo subir el ya conocido y duro Mortirolo. Una vez arriba nosotros conocíamos la trialera que te devuelve de nuevo a Badalona, pero desconocíamos un sendero precioso, rápido y larguísimo que pasando por la font de la guineu te deja cerca del cementerio de Sant Fost para volver a subir. Momento para enlazar varias pistas y pasar por alguna que otra urbanización, subidas largas pero cómodas. El tiempo parecía amenazar fuerte lluvia y ya habíamos tenido de no ver ni una gota de lluvia durante media mañana, así que decidimos no llegar hasta Òrrius (para la próxima) y acortamos bajando por otra serie de trialeras estupendas conocidas como "las tres trialeras", que te dejan no muy lejos de Martorelles. Hora de volver, por la carretera de la La Roca a ritmazo, aunque hay alternativa sin tráfico por el río.