11 octubre 2012

La Travessa 2012

¡Completado un reto más! No fue excesivamente complicado (también es cierto que nos lo tomamos con calma) pero si que llegó a picar en las piernas esa subida eterna a Montserrat. Y es que la Travessa es una marcha larga, con bastantes metros acumulados, pero que transcurre el 99% de su recorrido por pistas anchas. Hay buenos repechos de vez en cuando, pero quitando el del final que es eterno, son bastante cortos y todo el terreno es muy transitable. La primera parte es un llaneo tremendo, y es de agradecer ya que de esta manera se consigue estirar el enorme grupo. Es en la segunda parte de la marcha cuando esperábamos algo más, algún senderito revirado para contrastar el terreno. Alguna pista rápida hubo, pero con 71 km había para mucho más.




De todas maneras, no se puede decir que no haya sido una marcha muy entretenida y especialmente bien organizada, con unos muy buenos avituallamientos (aunque los dos primeros estuvieran demasiado juntos) y una organización del personal aún mejor. El ambiente fue estupendo y había muchísima gente, unos 1000 corredores, con lo que se entiende en parte que opten por un terreno tan pistero y no haya senderos ni trialeras. Como ya sabíamos el maillot muy chulo, material Inverse como se acostumbra últimamente. Sólo hubiese faltado para rematar la marcha de imprescindible, acabarla con una butifarrada, pero había bocadillos y fruta la que quisieras. Mención especial a los trenes especiales que pusieron en la estación de Monistrol, exclusivos para ciclistas. Una excelente iniciativa para poder volver rápidamente a casa sin molestar a otros pasajeros, tras una marcha que no es circular. Que tomen nota otras carreras y marchas.