22 abril 2013

Más allá de la Muralla China

En la última salida decidimos explorar más allá de lo que para nosotros es el inicio de la Muralla China, justo cuando se llega a la carretera de Molins. Como habitualmente hacemos, llegamos a este punto subiendo hasta el Tibidabo y haciendo la estupenda ruta de trialerillas hasta el pantano de Vallvidriera, donde toca subir hasta la carretera de Molins. Una vez aquí, en vez de hacer Muralla, tiramos justo en dirección contraria. Realmente se supone que este tramo sigue siendo conocido como Muralla China, y lo cierto es que sigue siendo un sendero muy estrecho y especialmente técnico.



Tras algunos km de subida por el sendero, se llega a una torre eléctrica en la que comienza lo bueno, una estupenda trialera que desconociamos totalmente. Factible con rígidas, tiene bastante escalón, pero nada que te haga volar por encima del manillar. La trialera es muy muy larga, y se baja muy rápido, lo que tiene su posterior castigo, subir la Sargantana. Esta subida, por pista, es muy conocida por la zona debido a su dureza. Medias muy bajas para subirla, entorno 6-8 km/h, el desnivel se nota, y hasta que se llega a la carretera junto a la casa "maldita" que hay en lo alto, no hay descanso alguno.



Desde aquí y tirando hacia la Santa Creu d'Olorda, una nueva tanda de senderos. Se puede llegar directamente por carretera, pero os recomendamos encarecidamente seguir nuestro track, este tramo vale muy mucho la pena sin tener que subir mucho más. Y una ves en Santa Creu d'Olorda, ¿porqué no subir hasta la torre de vijia? Las vistas lo valen.



Para volver, se puede deshacer prácticamente todo el camino, a excepción de la parte inicia que de momento la hacemos por carretera. Para la próxima a mejorar más esta prometedora y exigente ruta.