27 mayo 2013

Senderos de Manresa

Nuestra última ruta prometía mucho, recorrer unos 60 km por una zona plagada de senderos y corriols cerca de Manresa, pero desgraciadamente tuvimos la mala suerte de romper la patilla de cambio en una de las bicis cuando apenas llevábamos 25 km. Sin recambio, sólo pudimos dar media vuelta y abortar la ruta planificada. Otro día hablaremos de las patillas de cambio y lo imparte que es llevar una de repuesto en la mochila...



Hoy comentaremos lo que dio de sí la corta ruta. Lo poco que vimos fue una zona infestada de senderos y trialeras para todos los gustos, una zona con mucho potencial y poquísimos bikers pedaleando por allí. Vimos a más gente en moto de cross que en bici.




Preciosos paisajes con varios pequeños riachuelos a cruzar, un terreno mucho más virgen al que estamos habituados cerca de Barcelona. Y la tranquilidad de la zona, impagable. Eso sí, ni fuentes ni masias-restaurantes, con lo que es importante planificar previamente la ruta, para saber dónde hay que ir a repostar. Nosotros fijamos el punto de comida en Rajadell, un pequeñísimo pueblo en la zona, que ofrecía un par de alternativas para parar a comer.




Tras la rotura de patilla de cambio, y los intentos fallidos de seguir rodando con un solo piñón fijo, no quedó otra más que esperar a que nos vinieran a rescatar en coche. Mientras tanto, disfrutamos de la zona.



Vale la pena coger de vez en cuando el coche/tren y escaparse lejos de las grandes ciudades.