03 junio 2014

Camino Santiago Francés: primera etapa

Primera etapa del Camino terminada: Pamplona -  Logroño, 93 km y 1400 metros.

El primer problema del viaje fue de nuevo lo mal que está organizada Renfe. Resulta que nos pegamos un día entero en trenes regionales para llegar a Pamplona con la bici a cuestas en el tren, y por que les da la gana te cambian uno de los trenes por un Alvia y te quedas completamente tirado ya que no te dejan subir con bici. Como no era plan llegar a Roncesvalles a las tantas de la noche y domir al fresco, hicimos noche en Pamplona y comenzamos el peregrinaje con 27 km menos en nuestro contador.

Tortilla de bacalado y chuletón pamplonés en la cena de bienvenida, la mejor forma de dar por inaugurado el peregrinaje. Y por la noche aventuras en el albergue. A uno de los nuestros le entró insomnio por lo que se puso a las 4 de la mañana a afeitarse en el baño compartido. Con un par. Al mismo tiempo en otra habitación alguien se ponía a vomitar. Estábamos entre acojonados y estufefactos. Lo cierto es que debe de ser desagradable irte borracho al hostal, querer vomitar a las tantas, y que no puedas porque un biker con insomnio se está rasurando la cara... Bizarro.

Al día siguiente, tras conseguir las credenciales en la Universidad de Pamplona, empezamos a rodar. Esta primera etapa es muy bonita pero también muy dura, con subidas como la del alto del Perdón.

No teníamos planificado final de etapa, pero teníamos que acercarnos a los 100 km para no complicar próximos dias. Por lo que hemos estirado hasta Logroño, ya que además dormir en una ciudad siempre te permite cenar donde quieras. Ha tocado arrocito... Lo sabemos, unos pinchos en la calle Laurel son muy tentadores, pero creemos que no son la dieta recomendada para unos bikers de este nivelazo.

Hora de descansar en el estupendo albergue Santiago Apóstol de Logroño, os lo recomendamos si peregrináis por estas tierras, está genial. ¡Mañana más!